El proceso de muerte en el desarrollo de la conciencia

Actualizado: may 11

Desde hace casi veinte años me dedico a la comunicación intuitiva con animales, y el acompañamiento a los consultantes humanos y animales en sus procesos de muerte, decisiones sobre eutanasia, y charlas con animales ya trascendidos ha sido una constante. Hay muchísimo que decir sobre la muerte desde esta perspectiva animal/espiritual, con la enorme ventaja que los animales no tienen religión, ni expectativas, ni dogmas, ni culpas en relación a trascender, así que pueden enseñarnos muchísimo del sentido de la muerte y de cómo fluir en ese trascendental proceso.


Esto no quita el dolor que sentimos cuando ellos se van, les amamos entrañablemente ( a veces más que a otros humanos) y el vacío que queda tras su partida es importante, hay que atenderlo. Pero escuchar esta información sí nos da un marco, un contexto y un sentido distinto (a veces nuevo) de qué es la muerte y cómo transitarla con más neutralidad, con menos carga. Esta información ayuda bastante a las personas a digerir mejor sus duelos y a confiar más en la información que normalmente les viene desde su propia intuición, desde el corazón, y por ello apoya a confiar más en su saber innato espiritual.


hace un par de días tuve una consulta interesante con un perrito trascendido, un pequeño Yorki llamado Monet a quien habían tenido que aplicarle la eutanasia unos meses antes por un estado muy avanzado de artritis. Transmito aquí una parte de la información (con el permiso de su humana) ya que me parece que puede serle útil a más gente.


Me habían advertido que Monet solía ser un poco gruñón cuando vivía, y así lo sentí al contactarle en el plano sutil, pero con los toques de ligereza, suavidad y luz que da el haber trascendido. Incluso fue amable y con muchas ganas de platicar y saber cómo se encontraba su familia humana.



(Monet entre lechugas, foto con permiso)



Me mostró que en vida él había sido algo así como un divo, el rey de la casa... exigente, intolerante, muchas veces malhumorado, acostumbrado a ser el centro de atención de sus humanos. También había sido amoroso y tierno... todos tenemos varios ángulos. Me enseñó con su sonrisa perruna, y la luz en su corazón, que ahora estaba libre del dolor de la artritis y MUY feliz. Me enseñó imágenes de cómo la eutanasia había sido realmente un regalo de amor de su humana, una mujer muy compasiva, amable, que le había aceptado con su especial carácter, y que viéndole con tanto dolor había pensado en la eutanasia como una liberación y un verdadero acto de amor. Monet me dijo que en realidad la artritis había comenzado un par de años antes de su fallecimiento, pero que se había acelerado y los últimos tres meses habían sido terribles: dolor en todas partes, mucho dolor en cojinetes y codos al pisar, columna casi inmóvil, dolor en las mandíbulas y restricciones para poder respirar profundamente. En fin, que la muerte había sido una liberación. Los corazones de su humana y el de él habían conectado en este proceso de dolor y Monet le había transmitido intuitivamente "estoy listo". Fue así como se consolidó esta muerte asistida, en plena confianza de su humana y paz para el perrito. Todo esto me lo fue corroborando su humana, con la gratitud y la paz de reafirmar su propia intuición sobre la realización de la eutanasia.


Quisiera poner énfasis en una parte de esta historia, el mensaje que le dio el ángel de Monet a la humana (si, todos los animales tienen con ellos espíritus luminosos, sabios y amorosos que les acompañan al trascender, y a quienes he preferido, para más facilidad, llamar ángeles... aunque aclaro que este no es un lenguaje que pertenezca a ninguna religión). así pues, el ángel de Monet le brindó a la humana esta información amorosamente, para que ella quedara más tranquila y con más explicación del porqué de toda la situación, finalmente Monet podría haber vivido algunos años más (falleció al cumplir 13)


"Monet había alcanzado ya su máximo desarrollo de conciencia en la Tierra. Te tuvo a ti como una familia amorosa y tolerante, pero mucho de su enfermedad fue la cristalización y reflejo de su carácter, de su importante falta de flexibilidad que finalmente se fue consolidando en su cuerpo hasta crear una manera visible, sensible, ineludible de su propio interior. A veces necesitamos ver afuera lo que por dentro se está moviendo y que puede ser un punto ciego, también los animales tienen puntos ciegos y procesos evolutivos que resolver, no son perfectos!... Monet no podía evolucionar más porque su conciencia también había llegado al límite de su expansión dadas las condiciones de su crianza, de sus características mentales y de su carácter, así como las limitaciones de su especie y raza... por ello la muerte fue el proceso ideal para la evolución de su conciencia, su tiempo en la Tierra había ya terminado. Ahora esta almita puede vivir el contraste de la ligereza de existir sin un cuerpo rígido y doloroso, y se beneficia de una mente más abierta, de una conciencia más amplia, en un lugar (astral) donde los límites de lo que es posible son mucho más amplios que en la Tierra.



Nos aseguraremos (continuó el guía de luz) que Monet reencarnará en una familia donde tenga que luchar más por la atención de sus humanos, donde valore más las caricias, atesore más las bonitas palabras que se le digan y ya no las de por sentadas, donde haya muchos compañeros perros y que no sea más el único, que sepa compartir...


Monet no se la va a pasar mal -aclaró el ángel-... solo necesita otras condiciones para seguir creciendo, haciéndose más flexible, tolerante, humilde y con más gratitud.... "


La señora entendió bien las palabras del guía, y al final se alegró que ella había hecho la parte que le correspondía y que ahora seguía otro proceso evolutivo para ambos. Ella, por su parte, debía comenzar a ser el centro de su vida, amarse más, ser libre, confiar en su intuición como lo había hecho para decidir la eutanasia... era un nuevo capítulo y una mejor oportunidad de florecer más conscientemente para ambos.


Al escuchar todo esto pensé en cuán importante es para nuestra especie humana entender que la muerte es un tránsito que equilibra la vida, la pone en perspectiva y nos da, en el plano espiritual y luego en una futura reencarnación, la oportunidad de seguir evolucionando en condiciones nuevas, con otro cuerpo, otros padres y familia, otro código genético, otro tiempo, quizás otro país... En las consultas que tengo con animales trascendidos, los guías nos explican como el espacio astral luminoso al que ascendemos al morir (casi siempre los animales y no siempre los humanos, por distintas razones propias a nuestra especie) es mucho más ligero, amable, abierto, libre, bello y amoroso que lo que es la Tierra, dimensión física en la que estamos encapuslados solo por un tiempo.


Esto no quita el dolor de la pérdida para quienes nos quedamos "aquí abajo, en la 3ra dimensión". Hay para nosotros, muchas veces, un proceso de negación, culpa, enojo, vacío, digestión de las emociones, subidas y bajadas... y finalmente la aceptación de la pérdida. El duelo es un proceso que puede ser intenso (especialmente el de los humanos, aunque hay duelo de muchos otros animal, claramente), pero enmarcado así, alentado por las palabras de nuestros amados animales en espíritu, de sus guías, y de la revelación directa que nos permite la activación de los sentidos intuitivos, puede ser mucho más fácil. Para muchos, más ligero y amoroso.


Gracias a Monet y su humana por permitirme compartir estas enseñanzas. Los animales nos enseñan de tantas maneras a ser mejores!! y sí, nos enseñan a morir con más plenitud también.


Bendiciones para ti y tu amada familia animal,

Daniela Camino (aquí en la foto con Ónix)




¿Quieres saber más sobre el proceso de muerte en animales? mira esta amplio artículo aquí.

¿Quieres aprender a hablar con animales tu también? próximo curso teleclass aquí

¿Quieres atender a un curso sobre la muerte en animales desde la perspectiva Interespecies? haz click aqui




0 vistas

Si tienes preguntas o deseas enviarnos un mensaje puedes escribirnos a interespecies@gmail.com

© 2019.
Proudly created with Wix.com