Si tienes preguntas o deseas enviarnos un mensaje puedes escribirnos a interespecies@gmail.com

© 2019.
Proudly created with Wix.com

¿A dónde van los animales cuando mueren? Parte 3/6

Updated: Dec 17, 2019

Este artículo es un resumen de estas charlas, esperando que brinde a los lectores un panorama más claro de qué puede pasar con nuestros amados animales después de la muerte y cómo podemos verdaderamente ayudarlos.

¿Cómo es la muerte misma?


Vita, con leucemia viral felina, dos tumores y sida felino me había pedido que la esperase hasta una fecha específica para hacer la eutanasia, cerca de la luna llena. Ella tenía un carácter fuerte y definido, liderazgo, sabiduría y mucha determinación. Esta fecha de su partida ocurrió después de una semana de que había dejado de comer y 3 días después de que dejó de beber agua. El proceso fue muy difícil para ambas, pero accedí a acompañarla hasta el final y hacer la eutanasia en el jardín de la casa, como ella había pedido. El último día fue extraordinario: me enseñó a ver lo que me rodeaba y la vida misma apreciando la gran belleza y lo extraordinario que es estar aquí. Lo vi todo de una manera sagrada, entre lágrimas y dolor en el corazón, con mucha gratitud…


Días después de su partida contacté con ella para que pudiera relatarme cómo había sido su muerte y cómo y dónde se encontraba.


– Mi proceso de muerte fue como una montaña rusa de la feria. En momentos es duro y en momentos es solo dejarse ir. Hasta que al final dejas de luchar. Hay una fuerza muy poderosa en acción durante la muerte. Todo ocurre por sí mismo. Yo percibí una gran escalera de luz: un faro y un portal que me arrastraban hacia arriba. Ya desde un par de días antes de salir de mi cuerpo sabía cómo iba a ser mi viaje, tenía imágenes muy rápidas de ello. En realidad no tuve miedo. Sentí confianza y el que tu me permitieras quedarme hasta el momento que te lo pedí facilitó mucho las cosas. Fue un tiempo necesario para hacer las maletas, para saber qué pasaría del otro lado del velo, para arreglar cosas pendientes. Todo estuvo bien. El Doctor que vino a casa a hacer la eutanasia fue amable y respetuoso. Me gustó irme en el jardín…. Adoro los insectos y las plantas de la Tierra, y para mi fue como un postre poder partir desde ahí.

– Y después de que saliste de tu cuerpo, ¿qué pasó?

– Me elevé… me pareció mucho tiempo o quizás estuve inconsciente, como adormilada en un abrazo de luz dorada rosada muy muy amorosa. Y luego, poco a poco empecé a despertar en este lugar, en el que estoy ahora. Se fueron presentando amigos y guías que habitan aquí, y ahora formamos una especie de grupo de trabajo. Me gusta lo que hago, es divertido, mi cuerpo energético es hermoso, mucho más flexible, y no siento ningún dolor o pesar.

– ¿sufriste mucho esa semana sin comer o beber agua antes de la muerte?

– Creo que hubiera sido una partida muy confusa si la eutanasia hubiese sido antes, y creo que me hubiese ido quizás demasiado cansada, agotada, si hubiese sido después. Así que siento que fue perfecto.

– ¿Fue dolorosa la eutanasia?

– Se siente como intoxicación que pasa muy rápido, se te cierra la garganta y todo se pone oscuro. Estuve consciente en todo ese proceso, son cambios muy rápidos. Es aquí cuando uno debe de dejarse llevar y flotar. Los guías de luz te acompañan y te susurran al oído que así lo hagas, su energía comienza a abrazarte para que no sientas que caigas al vacío. El Ángel de la Muerte fue muy amoroso conmigo, lo sentí muy poderoso, sólido, gentil y luminoso. Su presencia fue una de las partes más hermosas de esa transición, y todavía lo recuerdo con agradecimiento. Su presencia es como un gran imán, y si uno puede fluir, entonces no hay miedo ni resistencia y puedes verle tal cual es. Su presencia es muy potente. (…) Creo que la muerte podría ser muy difícil si uno lucha en contra, intentando quedarse. No dudo que haya quienes lo hagan así, especialmente entre los humanos. La gente tiene miedo a la muerte porque también tiene miedo a la vida. Es así de simple. Confiar es muy muy importante cuando uno agoniza y trasciende. No hay nada más que uno pueda hacer mas que dejarse llevar, hay que abandonarse al proceso como si fuese un gran tobogán. ¿Puede uno resistirse a la caída de un gran tobogán? Puedes intentar detenerte con las uñas, gritar, enojarte, patalear, y entonces solo vivirás ese enojo y esa frustración. No entiendo porqué lo quieren hacer tan complicado, además es muy rápido y luego llegas a este lugar tan bonito. ¿Qué habría que temer? Cuando sienten miedo los humanos es que están llenos de cajones secretos con sorpresas. De este lado del velo ya no se pueden ocultar las sorpresas, así que yo diría que se tienen miedo a sí mismos. Pero yo siempre fui honesta, clara, hice en la tierra lo que me tocaba hacer. Amé al 100% y fui muy buena cazadora, así que no hay nada que lamentar por mi parte.


– (Y finaliza su reflexión)… Ahora bien… la vida toda es también un tobogán. Pasan cosas todo el tiempo y de la misma forma que hay que sentir una profunda confianza en la agonía y muerte, también hay que hacerlo en la vida. Solo fluir, seguir y disfrutar todo lo que llegue… pero los humanos son malísimos haciendo eso y por ello siento mucha compasión por ustedes. Pueden volver todo taaan complicado… …en la muerte hay un descanso de toda esa resistencia, al final, nada puede detener el morir, y tarde o temprano tendrán que dejarse fluir.


Siguiente


#duelo #vocesanimales

306 views